Especialistas en salud recomiendan tratar a víctimas de explosión

Psiquiatras, psicólogos y audiólogos recomendaron ayer tratar a las personas afectadas por la explosión de Villas Agrícolas por las secuelas psicolólógicas y auditivas del siniestro.

Expresaron que el caso debe ser tratado con firmeza y calma, sin crear pánico, debido a que una gran población en el momento mismo del desastre se afecta emocionalmente.

Los psiquiatras Benedetto Saraceno y Elizabeth Ruiz, así como la psicóloga Celinés Madera, coincidieron en afirmar que la ayuda psicológica debe ser la primera intervención que reciban las personas de la zona afectada, con el fin de disminuir el impacto emocional que en muchos casos empieza con ansiedad y trastornos del sueño y miedo en los niños y adultos.

En el pasado había la tentación de negar que los desastres afectaban la salud mental, que solo era un problema de fractura, cirugías, muertos y quemados, mientras se negaba la importancia emocional, que puede llegar a ser dramática. Explicó que ese tipo de emociones, por el momento es fisiológica, es decir, las personas se manifiestan rabia, angustia, negación, estrés y llantos.

“Al cabo de unos dos o tres meses esas personas se recuperan y vuelven a la normalidad. Hay una fracción que se calcula entre el 5% y 15% que mantiene un estado patológico y un año después de la tragedia puede presentar síntomas de depresión, hiperconsumos de fármacos y de bebidas alcohólicas”, comentó Saraceno.

De su lado, la psiquiatra Ruiz, quien trabaja en el Departamento de Salud Mental, del Ministerio de Salud Pública, dijo que mantienen intervenido el sector y que partieron desde la parte médica, que es el primer punto de partida, y la asistencia en salud mental, que no debe interferir con la primera, porque esa se encarga de las personas lesionadas en sentido general.

La intervención incluye determinar quiénes son niños, adolescentes, adultos mayores, embarazadas, personas con problemas mentales, así como de hipertensión y diabetes.

Celinés Madera, presidenta del Colegio Dominicano de Psicólogos, dijo que el impacto afecta a todos los niveles en los niños, como en los jóvenes y adultos mayores, es un impacto emocional, a veces no se da la persona cuenta y sigue funcionando de manera normal, pero que, sin embargo, tiene sus consecuencias psicológica como insomnios, ansiedad, ataques de pánico, el efecto traumático.

“Lo más recomendable es justamente que se conforme un equipo de trabajo para dar apoyo psicológico a las personas que lo necesitan. Ahora mismo lo pueden ver como parte de lo que fue el siniestro, lo ven como algo normal, pero a media que va pasando el tiempo se van dando cuenta de que las cosas no están normales como creían y pueden comenzar a tener problemas con lo que es el día a día”.


Especialistas en salud recomiendan tratar a víctimas de explosión
Especialistas en salud recomiendan tratar a víctimas de explosión
Home